La stevia, de origen vegetal y sin calorías, puede ser parte de una dieta bien equilibrada para ayudar a reducir la ingesta calórica sin sacrificar el sabor. Asimismo, la stevia es segura para personas con diabetes, ya que no tiene calorías ni hidratos de carbono, y por lo tanto no afecta los niveles de glucemia o insulina y es totalmente segura para los diabéticos.

Las hojas de la stevia contienen de manera natural compuestos dulces denominados glicósidos de esteviol. El extracto de la hoja de stevia de alta pureza, el ingrediente aprobado para alimentos y bebidas por parte de las autoridades reguladoras, contiene un 95 % o más de estos glicósidos de esteviol. Esta forma de alta pureza se ha probado de forma rigurosa en más de 200 estudios científicos, y múltiples organizaciones reguladoras principales de todo el mundo la han aprobado para el consumo humano. Además, la mayor parte de la investigación científica relacionada con la stevia se ha realizado con extractos de stevia de alta pureza. En el pasado, cuando las conclusiones de las investigaciones sobre la stevia se basaban en estudios que utilizaban extractos crudos de stevia, generaban confusión. Cabe señalar que el tipo de stevia aprobado para su uso, y por lo tanto el tipo considerado seguro para su consumo, es de hecho la forma de extracto de stevia de alta pureza. En toda esta página web, para facilitar la lectura, nos referimos al extracto de stevia de alta pureza simplemente como “stevia”. Para obtener más información sobre este punto, consulte nuestra sección de terminología.